Plásticos

La termografía infrarroja es una técnica que se puede emplear en la industria del plástico para la optimización de procesos y mejora de la calidad, así como en el desarrollo de nuevos utillajes; factores importantes a considerar en los procesos de producción del plástico, entre otros, son la inyección, moldeo, sellado por calor, soplado o laminado.

Muchos fabricantes utilizan soluciones integradas con termografía como una herramienta esencial para inspeccionar, controlar y mejorar cada uno de sus procesos, ya que la temperatura juega un papel fundamental en los mismos. Para ello, el bcbMonitor 4.0 y las cámaras FLIR se pueden adaptar perfectamente.

Aplicaciones

El moldeo por inyección es el proceso de fabricación más utilizado para la producción de piezas plásticas. La producción de estas piezas varía mucho en tamaño, complejidad y aplicación. El proceso de moldeo por inyección requiere del uso de una máquina inyectora, plástico en bruto y el molde, el cual le da la forma a la pieza. El plástico se funde en la maquina y luego es inyectada en el molde donde, posteriormente, se enfría y solidifica dando resultado a la pieza final.

Tanto la temperatura del molde como la temperatura del material plástico fundido tienen un efecto significativo en el resultado del producto terminado. Cada tipo de plástico que se utiliza en este proceso tiene un punto de fusión diferente y una temperatura de inyección óptima a medida que pasa a través de la boquilla hasta el bebedero. La temperatura debe monitorearse cuidadosamente durante el proceso para evitar poros y deformaciones en el producto final. Para esta aplicación hemos desarrollado el bcbDieScan que permite la monitorización en aplicaciones clave, mediante cámaras termográficas FLIR, como:

  • Supervisión continua, control de suministro de polímero.
  • Comprobación continua de moldes y piezas (perfiles de temperatura y control en función de lecturas ciclo a ciclo).

La extrusión es uno de los procesos de fabricación más utilizados en muchas industrias. Todo elemento largo con una sección transversal constante probablemente se haya fabricado mediante extrusión.

El proceso generalmente comienza con un termoplástico en forma de bolitas o gránulos. Por lo general, se almacenan en una tolva (un receptáculo en forma de embudo) antes de que se envíen a un barril calentado. A continuación, el plástico fundido se fuerza a través de un orificio conformado, normalmente una matriz de acero personalizada con la forma de la sección transversal de la pieza prevista, formando una pieza de trabajo continua en forma de tubo o varilla. El enfriamiento de la pieza de trabajo debe ser lo más uniforme posible. Con el software bcbMonitor 4.0 se puede garantizar esta uniformidad además de las siguientes aplicaciones:

  • Supervisión continua del proceso.
  • Control de suministro de polímero.
  • Comprobación continua de moldes y perfiles de temperatura.
  • Detección de incrustaciones internas.
  • Sincronización para pasos de maquinado.

La laminación es un enfoque de procesamiento para producir un sistema compuesto con resistencia, estabilidad y apariencia mejoradas mediante el uso de dos o más materiales apilados en múltiples capas. Se sabe que una amplia gama de materiales se lamina entre sí, y el proceso continúa hasta que el laminado tiene las propiedades deseadas. Finalmente, el laminado se ensambla permanentemente mediante calor, presión, soldadura o adhesivos.

El avance tecnológico en el campo de la laminación ha llevado a diferentes formas en las que se pueden fabricar las láminas. La laminación en caliente, laminación por extrusión, laminación por llama y laminación adhesiva son algunos de estos enfoques de procesamiento. El bcbMonitor 4.0 ha sido desarrollado para controlar la temperatura en este proceso y en las demás aplicaciones:

  • Análisis continuo de calandrado.
  • Puntos calientes en laminados.
  • Medición de temperatura del quemador.
  • Comprobación continua de rodillos.

El moldeo por soplado es un proceso en el que se sopla plástico calentado en una cavidad de molde. La característica definitoria de un moldeo por soplado es que se utiliza para crear objetos huecos. El plástico crudo se calienta primero, tras lo cual se forma colocándolo en una preforma y posteriormente esta preforma de plástico se fija a la parte superior del molde donde finalmente se sopla aire sobre ella estirándola a través de las paredes interiores de la cavidad del molde.

Con el sistema de monitoreo de procesos térmicos bcbMonitor 4.0 que utiliza cámaras termográficas FLIR, los moldeadores por soplado con todo tipo de equipos pueden monitorear continuamente la temperatura de la preforma. Esta información se puede utilizar con los sistemas PLC para proporcionar un excelente control de calidad. Además de las capacidades predictivas de la monitorización por infrarrojos, ahora se puede lograr ajustar la temperatura óptima de la preforma para la calidad, la consistencia y el peso de las piezas. Conoce las aplicaciones:

  • Control de temperatura de la preforma mediante uso de termografía infrarroja.
  • Comprobación continua de moldes y piezas (perfiles de temperatura y control en función de lecturas ciclo a ciclo).

Galería

Descarga de documentación